3 de abril de 2011

EL CONSUMO RESPONSABLE

          Víctor ha ido hoy a un hipermercado. Cuando llegó al aparcamiento tuvo que de dar muchas vueltas hasta encontrar un sitio.
Víctor se preguntó? : ¿Es porque compramos mucho o porque somos muchos comprando?

            Había música suave de fondo. Se acordó de haber leído en la prensa que un estudio de mercado demostraba que la música suave hacía que la gente comprara más. Víctor pensó que no se dejaría engañar. También vio  que había muchos productos con atractivos diseños, pero que no dejaban ver claramente lo que contenían.Tampoco se iba a dejar impresionar. 

          Había decidido ser un consumidor responsable,como había aprendido en el colegio. Esto significaba que iba a informarse con la publicidad, pero no a dejarse llevar por ella; que iba a asegurarse de comprar el mejor producto al precio más adecuado; que iba a comprobar cuál era el envase de cada cosa, para  cuidar el medio ambiente, es decir, si era biodegradable o retornable, o si su compra llevaba consigo un ahorro de energía. En las prendas de vestir debía mirar siempre la etiqueta. Una vez compró un jersey muy barato, pero como no miró la etiqueta no vio que había lavarlo en seco. Se gastó una fortuna en tinte. No le pasaría más.
          
          Otra vez compró yogures de ofertas. No miró la etiqueta y caducaban al día siguiente. Se comió ocho yogures en dos días. 
Ahora, al comprar productos de limpieza, siempre mira la etiqueta para saber si son tóxicos, irritantes o peligrosos para el medio ambiente. Y si algún producto que compra está en mal estado, lo devuelve o hace una reclamación si tiene algún problema. Víctor conoce sus derechos y sus obligaciones como consumidor.
           
           Terminó su compra y sólo compró lo que llevaba en la lista. Víctor es un  consumidor responsable.




LA MILAGROSA