8 de diciembre de 2014

AÑO 1854 / DEFINICIÓN DEL DOGMA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN


El dogma de la Inmaculada Concepción define como firme la creencia en que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, es decir, de su ser personal, estuvo libre de todo pecado.
Esta doctrina esta basada en el contenido del texto del Evangelio de Lucas ( Lc. 1, 28) «El ángel entró donde estaba María y le dijo: -Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo» y en el texto recogido también por san Lucas (Lc 1, 42) «Y levantó la voz para decir con cálido acento: ¡Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!», y en la Tradición Sagrada. La Inmaculada Concepción fue declarada dogma de fe por el papa Beato Pío IX en 1854.
El 8 de diciembre de 1854, Pio IX rodeado de 92 obispos, 54 arzobispos, 43 cardenales y de una gran multitud, definía como dogma de fe el gran privilegio de la Virgen María:

LA MILAGROSA