Buscar este blog

26 de enero de 2015

¿Por qué el dolor para alcanzar la conversión?


Meditación: Del dolor a la conversión

La Providencia tiene muchos caminos por los que provoca el encuentro del hombre con Dios, a veces, a costa de un sufrimiento, un despojo, una muerte; en otros momentos por una luz fascinante, una atracción amorosa, un descubrimiento de la verdad.
Un ejemplo, que hoy no es casual citar, nos lo narra el mismo San Pablo, cuando se refiere al momento en el que descubrió la verdad de Jesucristo, que le produjo un cambio total de vida, y de perseguidor de los cristianos, se hizo el evangelizador de los gentiles por antonomasia. Hoy precisamente es una jornada misionera.
Escuece el corazón cuando se descubre que somos más sensibles para con Dios en los momentos de necesidad, que en los favorables. Quizá por esta psicología, el Señor permite, en ocasiones, que lleguemos a tocar la mayor intemperie, para que se produzca en nosotros la reacción del retorno hacia Él, o la consolidación más profunda de nuestra pertenencia.