6 de agosto de 2016

Oda a la pacificación





No sé hasta donde ir no sé.
Los pacificadores con su ruido metálico de paz
Pero hay ciertos corredores de seguro
que ya colocan póliza contra la pacificación
Y hay, quienes reclaman la pena del garrote
para los que no quieren ser pacificados
Cuando los pacificadores apuntan, por supuesto tiran a pacificar
Y a veces, hasta pacifican dos pájaros de un tiro
Es claro que siempre hay algún necio
que se niega a ser pacificado por la espalda
O algún idiota que resiste la pacificación
a fuego lento
En realidad, somos un país tan peculiar
que quien pacifique a los pacificadores
un buen pacificador será.
 

LA MILAGROSA