Buscar este blog

11 de diciembre de 2011

La vida...

La vida está llena de esos pequeños momentos.
 Los guardamos y atesoramos en una mágica caja que contiene todas nuestras emociones y sentimientos vividos.
 En los días tristes las sacamos y revivimos con el corazón. En unas ocasiones nos producen melancolías, otras sin embargo pueden darnos fuerza para el día que afrontamos.
Por unos instantes cerramos los ojos y volvemos a sentir lo que un tiempo atrás nuestro corazón sintió y albergó.
 Cosas como los olores, que muchas veces vas caminando y sientes que te traen recuerdos dolorosos.
 Con esos olores se nos escapa más de una lágrima, provocadas por el recuerdo de un tiempo que ya se fue.