Buscar este blog

18 de mayo de 2012

AMOR


La indiferencia es una forma de la pereza, y la pereza uno de los síntomas del desamor,
¡Nadie es haragán con lo que ama!
No tengas más que una mujer y un amigo. Las fuerzas del cuerpo y del alma no toleran más.
A menudo el sepulturero entierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.
Amar a alguien para hacerle distinto significa asesinarle.
El amor que razona es un niño que no vivirá: es demasiado inteligente.
Hombre cobarde no conquista mujer bonita.