Buscar este blog

7 de octubre de 2012

Conócete a ti mismo

Cuanto más profundamente nos conozcamos, más fácilmente podremos tomar decisiones auténticas para hacer el viaje de vuelta a aquel lugar que siempre hemos conocido, nuestro yo interior, ese lugar donde siempre hemos querido estar. Sobre la entrada de los templos grecorromanos de la antigüedad a menudo se podía leer la siguiente inscripción: “Conócete a ti mismo y conocerás los secretos del universo y de los dioses”.
Conocerse a uno mismo suena una tarea simple y en realidad lo es. El tema pasa porque uno suele presumir de conocerse realmente y lejos de eso existen muchísimas cosas que por costumbre o hábitos creemos que no podemos hacer. Al adentrarse en la profundidad de nuestro ser nos damos cuenta el inmenso poder y potencial con el que contamos todos y cada uno de nosotros sin excepción.
Lamentablemente hemos sido esclavizados por una serie de conductas sociales que lejos de estimular nuestra persona, acaban por llenarnos de miedos y temores. Si simplemente tal y como dice Robin Sharma iniciamos el camino de vuelta a casa y somos tal cual hemos sido traídos a este mundo dejando a un lado la mochila de basura que hemos ido cargando, el cambio puede ser tan radical como positivo.
No tengas miedo de encontrarte contigo mismo, la gran prueba de si puedes hacerlo es pasar un día solo y ver si realmente eres capaz de reírte de ti mismo. Suerte en tu búsqueda.