20 de abril de 2014

LA RESURRECCIÓN DE CRISTO

      Es razonable para un hombre moderno creer en la resurrección de Cristo? Benedicto XVI responde a esta pregunta en la segunda parte de “Jesús de Nazaret”, libro que ha servido de guía a multitud de personas en esta Semana Santa. 
        El Papa muestra cómo, desde una perspectiva meramente histórica, abundan los indicios a favor de la credibilidad de los Evangelios. 

        Los testigos de la resurrección dan cuenta de un hecho absolutamente nuevo e inesperado. 

        No se encuentran con un muerto redivivo, sino con Alguien que ha entrado en una nueva dimensión de la existencia, un ser corpóreo, que sin embargo, no está sujeto ya a las leyes de la física. 


La audacia de la predicación apostólica no es comprensible sin un acontecimiento de esta magnitud, que ha partido en dos la historia. Desde ahí se proyecta una luz que atraviesa todos los siglos, moldeando cada época, por ejemplo a través del testimonio de los santos y de los mártires. Sin la certeza de resurrección, no se explica tampoco la resistencia al desaliento de los 200 millones de cristianos que sufren persecución por su fe. 

        Esta Semana Santa se ha rezado de modo especial por los de la India, Pakistán y Corea del Norte.
Se les debe también agradecimiento por su elocuente testimonio de que la resurrección no es sólo un hecho que sucedió en el pasado, sino que nos concierne aún hoy a todos, porque abre una nueva dimensión de ser hombre, y muestra la vida plena a la que Dios llama, en Cristo, a toda la humanidad. 
 FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN. 

 ENTRADA REEDITADA.

LA MILAGROSA