18 de febrero de 2013

Reflexión

Una de las hermosas compensaciones de esta vida
es que nadie puede tratar de ayudar sinceramente a otro,
sin ayudarse a si mismo.

LA MILAGROSA